La defensa de la vida

Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

La inesperada y dolorosa experiencia de la epidemia del Covid-19, que estamos viviendo en la actualidad, como amenaza a la salud y a la vida de todos nosotros, nos hace sin duda más sensibles para valorar el don de la vida humana. Hace unas semanas, al presentaros el documento Sembradores de esperanza, os invitaba a defender la dignidad de la vida de nuestros hermanos enfermos o de quienes se encontraban en los momentos finales de su existencia. En repetidas ocasiones hemos comentado también la necesidad de defender la vida mancillada de los pobres y de los marginados. En esta ocasión deseo recordar y afirmar la dignidad de la vida humana desde su origen, desde los primeros estadios de su concepción.

A esa valoración sin condiciones nos invita el Día Internacional de la Vida, que se celebra el 25 de marzo, fiesta de la Anunciación, en la que conmemoramos cuando el Ángel anuncia a la Virgen María que va a concebir, en su seno, por obra del Espíritu Santo, al Salvador. Celebramos la Encarnación del Hijo de Dios, que el Verbo de la vida iba a compartir nuestra existencia, concebido en una mujer, naciendo como niño y creciendo en una familia. Así, en la concepción y en el nacimiento de ese niño descubrimos la maravilla de la fecundidad del Amor de Dios que se manifiesta en la vida humana. Y por ello la Iglesia celebra ese día la Jornada por la vida, para recordarnos que toda vida humana tiene una dignidad plena, que debe ser respetada y salvaguardada de todas las amenazas desde su concepción a su fin natural.

Continuar leyendo

Misa del sábado 21 marzo 2020 (10:00h.)

Escuchar lecturas y homilía

Lectura del santo evangelio según san Lucas (18,9-14):

En aquel tiempo, dijo Jesús esta parábola a algunos que confiaban en sí mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás:

«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior:
“Oh, Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo”.
El publicano, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: “Oh, Dios!, ten compasión de este pecador”.
Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Misa del viernes 20 marzo 2020 (10:00h.)

Escuchar lecturas y homilía

Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,28b-34):

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:

«¿Qué mandamiento es el primero de todos?».

Respondió Jesús:

«El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos».

El escriba replicó:

«Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».

Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:

«No estás lejos del reino de Dios».

Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Misa del jueves 19 marzo 2020 (10:00h.) Festividad de San José

Escuchar lecturas y homilía

Oración de intercesión y sanación por las familias

Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,16.18-21.24a):

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:

María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:

- «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.

Misa del miércoles 18 marzo 2020 (10:00h.)

Escuchar lecturas y homilía

Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud.
En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley.
El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos.
Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos».

Parroquia Sagrada Familia