Evangelio del Domingo, 9 de Agosto de 2015

Siempre que se celebra la Eucaristía, el sacerdote pronuncia unas palabras sobrecogedoras. Son las palabras con las que consagra el pan y el vino. Cuando dice sobre el pan "esto es mi Cuerpo" y sobre el vino "este es el cáliz de mi sangre", el pan y el vino se trasforman en Cristo mismo en Persona.

Continuar leyendo

El pueblo cristiano y sus iglesias

Francisco Gil Hellín (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Durante siglos, los cristianos no tuvimos lugares específicos para nuestras reuniones y celebraciones. San Pablo refiere que un día que tenía que despedirse de una comunidad por él fundada, lo hizo en la playa. Una playa, una casa cedida temporalmente por un cristiano acomodado o un rincón se convertían en una iglesia viviente en la que resonaba la Palabra de Dios y se celebraba una reunión de culto.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 2 de Agosto de 2015

Desde que comenzó la crisis, el empleo se ha convertido en prioridad, casi en obsesión. De repente hemos descubierto que trabajar no es una desgracia sino una suerte y que el trabajo, además de ser el medio más adecuado y digno para sacar adelante la familia y la sociedad, es un instrumento eficacísimo para evitar depresiones y vicios personales y sociales. Es un paso positivo. Sin embargo, es un error pensar que tener un empleo es lo más importante de la vida.

Continuar leyendo

Comienza la novena de nuestra Patrona

Francisco Gil Hellín (Arzobispo de Burgos)

gil hellin

Agosto está íntimamente vinculado con la Virgen María. No en vano en su mismo centro, exactamente el día 15, se encuentra la fiesta mariana más popular, junto con la de la Inmaculada: la Asunción de Nuestra Señora. Son incontables las iglesias que la tienen como titular y aun mayor es el número de imágenes de los retablos que representan este misterio.

Continuar leyendo

Evangelio del Domingo, 26 de Julio de 2015

Estamos en pleno descampado. Una gran muchedumbre rodea a Jesús. Sólo los hombres son más de cinco mil. La tarde está cayendo y el sentido práctico de los apóstoles aconseja despedir a esta gente, aunque disten varios kilómetros. Jesús no opina lo mismo y manda que le traigan lo disponible, que es bien poco: unos panes y unos peces.

Ordena que la gente se siente. Comienza a partir el pan y los peces. Y cuanto más parte y reparte, tanto más crecen. Una vez que todos se sacian, advierte que hay mucho pan y muchos peces por el suelo. Manda recogerlos, para "que nada se pierda". Los apóstoles obedecen y recogen doce cestos de sobras. Mucho más que lo que había en el punto de partida.

Continuar leyendo

Parroquia Sagrada Familia